5 diciembre 2019

La ciudad eterna

Existen un sinnúmero de razones para visitar Roma y desear volver a ella. Y esa es una de sus virtudes, ya que tiene tantas cosas que admirar que se necesitan varios viajes para descubrir toda su belleza. Con más de 16 millones de turistas anuales, es la tercera ciudad europea que más visitantes atrae, por detrás de Londres y París y es la ciudad con mayor cantidad de bienes históricos de todo el mundo. Por eso resulta un destino imprescindible para cualquier viajero.

El paso del tiempo ha transformado a Roma en una ciudad fascinante, donde en cada calle o plaza encuentra uno el testimonio de un glorioso pasado, y donde podemos disfrutar de primera mano de los monumentos  de sus  épocas de máximo esplendor. Lo mejor es pasear por ella para dejarse empapar por su arte e historia, y disfrutar de la basílica de San Pedro, el Coliseo, el foro, el panteón, la plaza de España, el arco de Constantino, el castillo Sant´Angelo o la fontana di Trevi entre otras muchas maravillas.

Goza además de una gran herencia cultura y astística de los grandes autores del Renacimiento como Rafael, Caravaggio, Boticelli, Bernini y por supuesto Miguel Angel, cuyos frescos de la Capilla Sixtina son de los más valorados del mundo, o sus maravillosas esculturas que muestran su genio incomparable como El Moisés, el David o la Piedad de la Basílica de San Pedro.

Otra de las razones que hacen de Roma una ciudad tan especial es su animado ambiente. El barrio del Trastevere, por ejemplo, en la orilla oeste del río Tiber, es un barrio de adoquinadas y estrechas calles llena de  restaurantes, pubs y demás lugares de ocio. Este divertido y pintoresco lugar  es ideal para comenzar el día cogiendo fuerzas con un buen desayuno y donde también encontraras un momento de ocio y relax nocturno, después de un intenso día de turismo por Roma.

Su gastronomia esta lleba de aromas, texturas y sabores que consiguen que sea una de las mas ricas y sanas de todo el mundo. Aparte de sus exquisitas pastas o pizzas extendidas por toda Italia, esta llena de  platos sabrosos y contundentes, con restos de la tradición judeorromana que ha dejado  exquisiteces como el bacalao frito o las alcachofas rebozadas. Para degustar su gastronomía lo mejor es pasear por las calles de la ciudad, donde encontraremos los mejores restaurantes y trattorias. En ellos podemos degustar los platos típicos de su cocina mientras disfrutamos de un ambiente único. Comer en Roma es una manera excelente de conocer su cultura , sumidos  en la alegría y la vida de sus calles y restaurantes. No dudes que será una auténtica experiencia para todos los sentidos.

Excursiones por Roma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *